Compartir

A fines del siglo XVIII, la región ubicada entre los ríos Paraná y Uruguay, estaba poblada por unas 2200 familias. En el año 1782, el Virrey Vértiz envió al Nicaragüense Don Tomás de Rocamora a establecer formalmente poblaciones en la zona, para evitar conflictos de jurisdicción.

San José de Gualeguaychú fue fundada el 18 de octubre del año 1783. Se reunieron en la nueva villa alrededor de 85 familias, que habitaban un antiguo poblado, distante del lugar “poco mas de una legua…” Trabajaron 15 días en el desmonte y trazado de las calles. Los solares, de un cuarto de manzana, fueron sorteados entre los vecinos y se reservaron las manzanas con frente al Este y Oeste para la ubicación de los edificios públicos, escuela, iglesia, cementerio, comandancia, correo y casa capitular o cabildo.

Hacia el año 1787 solo viven en la villa 285 personas, entre adultos y niños. Es recién a principios del siglo XIX que se consolida el núcleo urbano de población y los estancieros comienzan a edificar allí sus casas.

La ciudad crece entonces a partir de nuestra Plaza Mayor, luego llamada Independencia y hoy Plaza San Martín, como testimonio de mas de dos siglos de historias, que marcaron el destino de toda una región.