Compartir

En otoño, Gualeguaychú recibe a miles de turistas que arriban para recorrer y conocer los diferentes lugares históricos, paseos en ríos, cabalgatas en los parques y caminatas en la tradicional Costanera. Un sitio que crece.

La estación donde las hojas sobrevuelan una ciudad, el campo, la ribera de un río. Otoño brinda opciones para descansar con paisajes y caminatas. Gualeguaychú es una ciudad para vivir en otoño muy cerca de las principales urbes de Argentina como la Buenos Aires, Capital Federal, Rosario y Córdoba, además de la presencia constante de los vecinos de la República Oriental del Uruguay.
Gualeguaychú que con un color diferente en sus árboles los recibe con la cordialidad del residente y quienes llegan lo hacen con muchas ganas de disfrutar de los atractivos de la misma y sus alrededores, ofrecen opciones para tener una buena estadía.

“La ciudad cuenta con dos parques termales lo que nos diferencia con las demás localidades, uno ubicado a 3 kilómetros del centro de la ciudad, en el corazón turístico de Pueblo General Belgrano; el segundo se levanta a 9 kilómetros estratégicamente sobre la autovía Ruta 14, ambos han tenido un desarrollo significativo en los últimos tiempos sumando nuevos alojamientos, piscinas y servicios para ofrecer a nuestros turistas”, resaltó Fabián Godoy, presidente del Consejo Mixto.

Por otra parte, “tenemos presencia de mucha naturaleza que rodea nuestra ciudad, siendo ésta uno de los productos más fuertes para mostrar en expo y ferias turísticas. La gente que arriba en Gualeguaychú tiene muchas ganas de descansar, relajarse y pasar buenos momentos ya que el clima no es duro en esta fecha, es así como también se puede seguir disfrutando de paseos en lancha por los ríos Gualeguaychú y Uruguay”.

Así mismo, dijo que el sur entrerriano se caracteriza por albergar infinidades de aves durante todo el año. Al avistaje de más de 250 especies encontrándose en la zona del Parque Únzue o las propias reservas naturales, el turista puede acompañar con una cabalgata o paseos internos por los ríos para estar en contacto con lo desconocido que es lo que viene a buscar y lo logra.

Los artesanos, regionales, teatro, museos, turismo rural, servicios gastronómicos son otras posibilidades que brinda la ciudad para que el turista que llegue pase momentos únicos, recordó.

Fabián Godoy expresó que la ciudad tiene muchas actividades para ofrecer, como regionales, artesanías, spa, city tur, bicitur, paseos al aire libre, museos, un fantástico Teatro recientemente reinaugurado “y mucho más que es lo que garantizará tener unas excelentes escapadas otoñales; Gualeguaychú tiene esto y mucho más”.

Parque Unzué
Un lugar característico de la ciudad, situado a la vera del río Gualeguaychú. Se accede cruzando el remozado puente “Méndez Casariego”. La naturaleza sobre las 120 hectáreas que lo conforman presenta un espectáculo que se puede sentir plenamente a través de una caminata. Allí se destacan los altos y añosos eucaliptos que inundan el ambiente con su característico aroma y frescura.

El parque es un paraje ideal para tener tranquilidad. Su riqueza radica en la extensión y diversidad de esparcimientos con los que cuenta.

La ruta provincial 42 lo divide en dos sectores: el Chico a la derecha con clubes náuticos donde existen amarras y servicios para embarcaciones (Neptunia, Náutico, Regatas, Central Entrerriano); también lugares de pesca -actividad que se desarrolla todo el año-, juegos infantiles, áreas de recreación y servicios.

En el sector Grande, de paisajes más tupidos y vegetación autóctona, se encuentran los espacios para la práctica del deporte con el Club Hípico, el Velódromo, el Kartódromo, Club Carpinchos.
Allí también se divisa el histórico “Complejo La Delfina”, el Centro Recreativo y el puentecito que comunica con el añejo “mirador”.